Una lucha sin fín

 

Las Naciones Unidas en 1975 institucionalizó el Día Internacional de la Mujer para conmemorar nuestra lucha y nuestra participación en la sociedad. A lo largo de los años hemos ido ganando en derechos y libertades, pero también es verdad que aún falta mucho por hacer. A pesar de esos “avances” todavía seguimos hablando de violencia de género como si fuera algo muy normal, aún hablamos de diferencias salariales, aún hablamos de diferencias en los cargos de trabajo, aún hablamos de machismo…

El 8 de marzo es un día donde miles de mujeres alrededor del mundo salimos a las calles para conmemorar nuestra lucha y para recordar que seguimos exigiendo la igualdad de géneros, igualdad en los derechos laborales, profesionales, personales y académicos.

Echaremos una mirada al pasado y conozcamos un poco más la lucha de las mujeres por obtener la igualdad de derechos.

La lucha de la mujer no es un tema actual, es una lucha que se remonta a décadas de historia.

En 1791 se aprueba la Declaración de los derechos de la mujer y de la ciudadana. Esta declaración propone la emancipación femenina y la equiparación jurídica de la mujer, la igualdad de derechos y el sufragio femenino.

La Revolución Francesa marcó el inicio de la lucha por los derechos políticos y ciudadanos de la mujer.

En 1848 cinco mujeres organizan una convención de dos días en Nueva York y firman la Declaración de Sentimientos, que pedía un trato legal igualitario para hombres y mujeres, además del sufragio femenino. Es aquí cuando nace el movimiento por la igualdad de derechos.

En 1869 varias mujeres fundaron la Asociación Americana para el Sufragio de las Mujeres y tras este también nació el mismo movimiento en el Reino Unido.

El 8 de marzo de 1875 cientos de mujeres trabajadoras de una fábrica de textiles de Nueva York salieron a las calles para hacerse escuchar y exigir mejores salarios, mejores condiciones de trabajo, y la reducción de jornada laboral a 10 horas diarias. Sus sueldos eran la mitad de lo que cobraran los hombres. Resultado: 120 mujeres muertas y la fundación del primer sindicato femenino.

1909: De conformidad con una declaración del Partido Socialista de Estados Unidos se celebra en el país el primer Día de la Mujer.

1910: Reunida en Copenhague, la Internacional Socialista proclama el Día de la Mujer de carácter internacional para apoyar la lucha por el sufragio universal.

1911: El 19 de marzo de ese año, en Alemania, Austria, Dinamarca y Suiza se celebra por primera vez el Día Internacional de la Mujer. Además del derecho al voto y a ocupar cargos públicos, las mujeres exigen el derecho al trabajo, la formación profesional y la no discriminación laboral.

1913 -1914: Al calor de los movimientos pacifistas surgidos en vísperas de la I Guerra Mundial, las mujeres rusas celebran su primer Día Internacional de la Mujer el último domingo de febrero de 1913. En el resto de Europa, las mujeres celebran mítines en torno al 8 de marzo del año siguiente para protestar por la guerra.

1917: El último domingo de febrero las mujeres rusas se declaran en huelga para exigir “pan y paz”. Días después se reconoce el derecho al voto de las mujeres.

1975: El 8 de marzo por primera vez, Naciones Unidas celebra el Día Internacional de la Mujer.

Como podemos ver la lucha de la mujer no es nada nuevo. Han pasado décadas y las mujeres todavía seguimos en la lucha por conseguir los mismos derechos y oportunidades que los hombres.

En los dos últimos años, el día 8 de marzo, las calles han sido tomadas por un gran número de asociaciones, ONG, grupos, gremios, fundaciones, etc. para luchar contra la desigualdad en todas sus formas, contra el patriarcado, y el acoso- entre otros.

Día Internacional de la Mujer 2019

El tema elegido para el Día Internacional de la mujer 2019 es “Pensemos en igualdad, construyamos con inteligencia, innovemos para el cambio”. El tema enfocará en las distintas formas para abogar por la igualdad de género y el empoderamiento de las mujeres, especialmente en las esferas relativas a los sistemas de protección social, el acceso a los servicios públicos y la infraestructura sostenible.

Es vital que la situación actual cambie y se eliminen todos los obstáculos para que ninguna niña y ninguna mujer se quede aislada de las oportunidades que la tecnología nos puede aportar. Actualmente las mujeres no estamos debidamente representadas en campos de la ciencia, las matemáticas, el diseño, la ingeniería o la tecnología.

Si logramos cambiar por medio de la innovación y la tecnología el enfoque social que tenemos de la mujer crearemos oportunidades para que todas las mujeres podamos desempeñar un papel activo en la creación de sistemas eficientes que aceleren el logro de la igual de género.

Por Amine Ishtay Leonet, periodista