Soy cuarentona ¿Y qué?

woman-1614025_960_720

La edad es algo que siempre me ha perseguido desde pequeña, supongo que el hecho de ser la mayor de dos hermanas y encima más desarrollada que el resto para mi edad, me hice “mujer” a una edad temprana, los primeros sujetadores a los 11 años, todo parecía ir demasiado deprisa para los años que tenía.

A lo largo de los años tuve que vérmelas con “aparentas más mayor” de la que edad que tienes pero estate tranquila, igual con los años eso cambia.

El hecho de aparentar más edad de la que tenía entonces me parecía, si más no, gracioso puesto que no acaba de entender en mi interior en base a como se supone que tenía que aparentar según la edad que tenía y aún más intrigante me parecía sobre qué base o estándares se apoyaban las apariencias en las edades.

Crecí y me hice adulta con el concepto de que si mi edad tiene que ser determinada por un aspecto o simplemente que la gente tenía que determinar lo que yo aparentaba, o parecía, ese era un modelo, que con todos los respetos, a mí no me servía.

¿Qué significaba realmente para mi cumplir años? Estar viva, por lo que un día tomé la decisión de plantarme en la distinción de las personas por la edad que tenían, lo cierto es que es cómico que me planté en los 37 años de mi madre y todavía hoy tengo que ir a contar por el año que nació cuantos años tiene y le sumo cuatro y llego a la edad de mi padre, para saber los que cumple mi hermana, me resto dos y así sucesivamente.

Desde el maravilloso momento en el que decidí plantarme en cuanto a identificarme tanto a mí misma, como a los demás con la edad, me sentí liberada y sobre todo empecé a poner vida a los años en lugar de años a la vida.

Al elegir que cumplir años para mí significaba estar viva, empecé a celebrar cada cumpleaños como un día especial, inolvidable y a celebrarlo con una fiesta o un encuentro especial, los que me conocen saben muy bien, que en mis cumpleaños les avisaba de que esa semana, tal día era mi cumpleaños.

Tal era mi entusiasmo por cumplir años que para mis 40, yo misma, me organicé mi propia fiesta “sorpresa” compré y decoré mi casa con globos y guirnaldas, hice la merienda, las invitaciones y lo celebré rodeada de las personas que para mí en aquel momento eran importantes en mi vida. ¿Por qué tenía que esperar que alguien hiciese una fiesta a mis 40 si para ellos no era igual de importante que para mí cumplir años?

Digo esto porque en mi ser, en lo más profundo de mi alma, sentía que lo mejor de mi vida iba a ocurrir a partir de los 40.

Y claro, como lo que crees lo acabas creando eso lo que ocurrió y sigue ocurriendo, me quedé embarazada a los 40 años, al segundo intento a pesar de que el entorno me bombardeaba de las maravillosas palabras: mira que a los 40 es difícil que te quedes embarazada porque los ovarios, porque los óvulos, por lo que yo que sé más de excusas y justificaciones que me daban.

Siendo fiel a mí misma y no atendiendo lo que para los demás era su realidad, conseguí quedarme embarazada, sólo, al segundo intento, ante la sorpresa de todos; que claro, luego vino la segunda parte en la que , embarazo de riesgo a los 40, ten cuidado y bla bla bla que desde el máximo respeto digo que las personas deberían meterse en sus asuntos y resolver sus propias vidas en lugar de , disfrazar con palabras tales como : te lo digo por tu bien … o te lo digo porque te quiero etc… poder afectar o incluso influir en la vida de una persona.

Y tras un embarazo repleto de maestría y descubrimiento interior, nació mi hija a los 41 años, con lo que era una madre cuarentona.

Cuando mi hija tenía cuatro meses y yo tenía que volver al trabajo en el despacho en el que trabajaba, entre en un estado de depresión, en el que no quería bajo ningún concepto volver a aquel trabajo ni aquel lugar, sentía que aquel no era el lugar en el que deseaba estar. Así que decidí que quería montar mi propio negocio y como podréis imaginar, nuevamente el entorno: mira que tienes una edad que para encontrar trabajo, no hagas locuras etc… Pero en mi línea de seguir mi corazón y lo que mi alma me pedía, decidí ser empresaria y montar mi propio centro de salud, belleza y bienestar, así que ya me veis con mi hija con siete meses inauguré mi propio negocio a los 41 años ya era madre y empresaria.

Unos años más tarde decidí que ya estaba cansada de depender de los transportes para ir y venir o bien depender de la buena fe y el buen corazón de mi padre para que me llevase al trabajo cada día, con lo que decidí que quería ir en moto, y nuevamente la reacción del entorno no se hizo esperar, aunque claro, teniendo en cuenta que no había ido en mi vida en moto y que siempre había tenido un miedo tremendo, era lógico para ellos pero aun así alquilé una moto un día y tras un par de vueltas, días más tarde me compré una moto con la que me desplazo actualmente y soy más feliz que una perdiz, y sobre todo a pesar de mis 43 años que tenía entonces.

Actualmente comparto que soy mujer y madre, tengo 44 años, que he creado mi propio Sistema de sanación al que me dedico en corazón y alma y todo ello a partir de cumplir

40, siento que todavía me quedan muchos sueños por realizar y alcanzar y que tengo toda una vida por vivir y experimentar y aunque a pesar de que algunos hombres, me llaman cuarentona, lo soy y con mucho orgullo, me siento mejor que nunca independientemente de mi edad.

El día que un número te posea, te ha ganado la partida, por supuesto uso el mismo sistema para el peso, hace más de 3 años que no tengo ni idea de cuánto peso, porque, aplicando la misma regla, tampoco estoy interesada en estar atada, ni ser esclava de un número que determine si me tengo que sentir bien o mal en función de lo que pese.

Así que amig@ cuando sigues el dictado de tu corazón nada ni nadie te para ni siquiera la edad ni el peso.

foto-web-nueva

Artículo escrito por nuestra colaboradora Montse Balada, terapeuta holística sensitiva, especializada en terapias energéticas, emocionales y cuánticas. Creadora y formadora del Sistema Cuántico MON-SA

Web: www.mon-sa.com

E-mail: espai.monsa@gmail.com

Telf: 696431053

El verdadero amor

trebol4hojas

A lo largo de nuestra vida hay personas afortunadas y que su primer amor se convierte en su pareja ideal desde el primer día que se conocieron, desde el colegio, en la adolescencia o bien en la universidad. Otros en cambio, por no decir la mayoría tenemos más de una relación amorosa a lo largo de nuestra vida.

Y muy pocas veces, repito, muy pocas veces, encontramos el amor verdadero, aquella persona mágica y especial, que nos aparece un día, el menos pensado y con la que nuestro puzzle amoroso, es la pieza que nos faltaba. Este puzzle emocional está formado por las personas, los sentimientos, emociones y relaciones que hemos tenido anteriormente y que han sido necesarias para valorar a nuestro verdadero amor.

Esa persona diferente al resto, especial, que nos hace sentir únicos y amados. Esta relacón es diferente a todas las anteriores, las cosas fluyen de una forma fácil y armoniosa.

Para profundizar sobre este tema os recomiendo la lectura del libro: “Trébol de cuatro hojas” del autor José Mª Garrido, en el que nos habla de cosas como:

Yo no sé si esa persona es perfecta pero sé que yo no lo soy, y me gusta así, con sus defectos y los míos, con esas cosas que hacen de él un ser diferente, su manera de escucharme, su mirada, su tacto, su voz, su sabor, su olor, su forma de caminar a mi lado. Todo te hace sentir más guapa con él, incluso en vaqueros y sin pintarte. ¿Se puede pedir más?.

El optimismo es una actitud

OPTIMISMO

¿Qué es el optimismo? ¿Qué significa ser una persona optimista? ¿Se puede llegar a ser optimista?

La palabra optimismo proviene del latín “optimum“, que significa “lo mejor”.

Algunas definiciones:

  • La filosofía dice que el optimismo es la doctrina que expresa que vivimos en el mejor de los mundos posibles.

  • Cuando hablamos de inteligencia emocional, el optimismo es una actitud que nos ayuda a no caer en la apatía, la desesperación o la depresión ante las adversidades.

  • Desde el punto de vista psicológico, el optimismo es afrontar los contratiempos con humor y resiliencia.

  • Según el Diccionario de la RAE, es en una de sus acepciones, la predisposición a entender y a analizar la realidad desde su aspecto más positivo.

Ser optimista no es negar la realidad. No es ver la vida de color de rosa. Ser optimista es ver la realidad con actitud positiva.

Porque la situación en la que tú vives está ahí. Si estás en el paro. Si tu relación de pareja no va bien. Si tu trabajo no te gusta o tu jefe te machaca cada día. Si los vecinos te ponen de los nervios, … Todas esas situaciones son reales.

Tienes dos maneras de enfrentarte a tu realidad.

Una forma es la desesperanza, la negatividad, el odio, la ansiedad, …

La otra es la aceptación de esa realidad mediante una actitud positiva. Y eso implica ser consciente de los problemas y saber que pueden cambiarse. Eso es ser optimista. La actitud que tienes ante la vida.

Estar sin trabajo puede ser una situación transitoria. Si te mueves, si actúas, si haces cosas diferentes, obtendrás resultados diferentes. Y esa situación puede cambiar.

Si tu relación con tu pareja no va bien, es hora de sentarse y hablar. Hablar de verdad, con sinceridad de lo que a cada uno le ocurre. Sin culpables. Sin reproches. Con asertividad y sinceridad. Y, de nuevo, con actitud de cambio.

Si tu trabajo no te gusta, tener un pensamiento negativo recurrente no te va a ayudar en nada. Mira la situación con otros ojos. Con los ojos del primer día. Cuando aún no conocías los pormenores del empleo. Seguro que hay cosas buenas que se te han pasado por estar inmerso en una nube negra de negatividad. Cambia tu mirada. Y si no encuentras nada que te guste, quizá es el momento de plantearte otras salidas.

Si tu jefe te machaca, habla con él. Con respecto. Explicándole cómo te sientes y ofreciendo una solución.

Todas las situaciones pueden verse desde dos perspectivas diferentes. Prueba a verlas desde un ángulo distinto al que tienes siempre. Seguramente te llevarás una sorpresa.

Para tener una actitud más positiva te puedes apuntar a nuestro próximo taller del dia 15 de septiembre sobre como ser una persona optimista siempre.

Para inscripciones y más información:

https://coffeewoman.es/event/taller-el-optimismo-como-ser-una-persona-optimista-siempre/

Artículo escrito por la psicóloga y coach Salva Contreras, colaboradora de Coffeewoman y es la persona que nos impartirá el taller sobre optimismo.

Su página web: http://coachingenfocate.es/

Madre soltera ¿Sí o no?

pregnant-244662_960_720

 

Llegada a cierta edad, sea por el llamado “reloj biológico” o bien por un fuerte instinto maternal, algunas mujeres sin pareja se plantean ser madres “solteras”.

Realmente, es una difícil decisión con sus pros y contras y conlleva mucha valentía el decidir el de formar una família monoparental.

Diferentes estudios concluyen que las madres solteras por elección suelen ser mujeres de alrededor de 38 años, con estudios superiores, activas laboralmente y con unos ingresos medios de entre 1.500 y 2.000 euros mensuales. Muchas de ellas siempre han tenido claro que querían ser madres y toman esta decisión porque son conscientes de que su fertilidad puede estar llegando a su límite de edad y no quieren esperar a tener pareja estable.

A pesar de que las mujeres que deciden ser madres solteras afrontan la maternidad con ilusión, entusiasmo y esperanza, saben que no todo será un camino de rosas. Entre los principales inconvenientes que refieren y problemas y barreras a superar se encuentran:

Estrés por sobre carga de responsabilidades. Cuidar a un niño sin el apoyo de una pareja requiere de tiempo y un esfuerzo extra, algo que no siempre es fácil de asimilar, incluso cuando se trata de una decisión madura y meditada. Es necesario que la mamá soltera sea consciente de sus limitaciones y no se sobrecargue física y mentalmente. Evitar las metas inalcanzables favorece que la madre disfrute de la experiencia de criar a su hijo.

Conciliación de la vida familiar y laboral. Es uno de los principales obstáculos de estas mujeres. La sensación de “no llegar a todo” y de que “al día le faltan horas” es una constante en las familias monoparentales. Tienen que trabajar duro porque necesitan el dinero y quieren dedicar el máximo tiempo posible a la crianza y educación de su hijo. Ésta es una de las reivindicaciones firmes de las organizaciones que agrupan a madres solteras. Pero estas mujeres también reconocen que, en ocasiones, esta situación no se aleja demasiado de la que sufren otras madres con pareja. Sin duda, es necesaria una mayor conciencia de la conciliación laboral en nuestra sociedad.

Discriminación laboral. El ” Tercer Informe Mujeres con Responsabilidades Familiares No Compartidas y Empleo”, publicado por Adecco en septiembre de 2013, pone de manifiesto que ocho de cada 10 madres solteras en España sienten discriminación laboral. Concretamente, afirman tener menores oportunidades de acceder a un empleo y de desarrollarse y promocionarse, si ya lo tienen. Según expertos en el terreno laboral, los empresarios tienden a pensar que el compromiso de estas mujeres con la compañía será menor.

Las dudas de los hijos. Entre los mayores temores de las madres solteras están las preguntas de su hijo sobre su padre, porque aunque las familias monoparentales cada vez son más frecuentes en nuestra sociedad, es posible que el niño se cuestione si tiene padre o no y cuál es su paradero. Por su parte, estas mujeres son conscientes de que sus hijos pueden necesitar una figura masculina, que generalmente suelen encontrar en hombres de su entorno (abuelos, tíos…). En este sentido, los especialistas aconsejan a las madres solteras no ocultarles la verdad, sino explicarle de manera comprensible que su familia es así y que en ella no hace falta ningún miembro más. Además, es importante que se les transmita seguridad, sin sobreprotegerlos.

Ventajas de ser madre soltera

Sólo las decisiones de la madre cuentan: todas las decisiones son de la madre, sea que se equivoque o no, al final es la única responsable y aunque también podría verse como una desventaja, es positivo no tener que contar con la aprobación o el visto bueno de otra persona para hacer lo que se desee con el hijo.

Una conexión especial: tanto la madre como el hijo saben que se tienen el uno al otro y no hay nadie más, esto crea un vínculo muy especial y de complicidad entre los dos.

Más tiempo para los hijos: cuando no se tiene pareja, todo el tiempo es para los niños y, viéndolo desde éste punto de vista, se puede hacer y disfrutar con ellos de infinidad de actividades que de otra forma no se podría por que la madre tendría que dividir aún más sus tiempos.

Hijos responsables: muy alejado de lo que otras personas creen, el hecho de que un hijo sea educado y criado por una madre soltera, hace que éste valore de otro modo el significado de salir adelante en la vida. Estos hijos toman decisiones y asumen responsabilidades gracias a que tienen de referente a una madre que les ha enseñado con el ejemplo.

Las madres solteras tienen más autoestima que las solteras sin hijos

Según un estudio de la página web de búsqueda de pareja e-Darling, las madres solteras tienen más autoestima que las solteras sin hijos. Estudiando a más de 10.000 mujeres solteras españolas inscritas en esta web, la psicóloga Wiebke Neberich ha analizado la satisfacción en distintos ámbitos. Una vez obtenidos los resultados ha comparado los datos de las mujeres solteras y de las mujeres con hijos, llegando a un curioso resultado: las madres solteras se sienten más fuertes, trabajadoras, positivas y responsables que aquellas que no tienen hijos.

El 90 por ciento de las madres solteras menores de 40 años se consideran grandes trabajadoras, frente al 80 por ciento de las mujeres sin descendencia. Como explica la propia investigadora,son madres jóvenes que se tienen que hacer cargo de sus hijos pequeños, por ello tienen más responsabilidad y trabajan más duro que una mujer independiente sin hijos“.

Amores de verano

amorverano

Con la llegada del verano así como del buen tiempo, el calor, los días más largos y estando ya de vacaciones es muy fácil que aparezca algún amor de verano. Estamos más predispuestos a conocer personas nuevas, más relajados por la falta de horarios estrictos y estamos de más buen humor. Nuestra apariencia física parece más saludable y atractiva, cuerpos bronceados por el sol de la playa y ropa más ligera.

Todo ello, son factores que nos permiten y facilitan a entregarnos a los placeres de Cúpido y tenemos más posibilidades de conocer alguien que nos enamore durante estas vacaciones.

Pero, sin embargo, hemos de tener cuidado, si lo que en el fondo estamos buscando es una relación estable y duradera, los amores veraniegos, suelen ser en general fugaces y desaparecen al final del período estival. Sea por la distancia física, el vivir en ciudades o países diferentes, son factores que no facilitan la continuidad de un amor de verano. También hay indicadores que nos harán ver si esa persona quiere algo más con nosotros, si nos presenta a sus amistades, querrá decir, que le importamos y que nos quiere incluir en su mundo quizás no solo a corto plazo.

El llegar puntual a las citas y tener pequeños detalles con nosotros también son indicadores de que esta persona está interesada en nosotros.

Sin embargo, también nos podemos plantear la aparición de este amor fugaz, como realmente lo que es una aventura temporal y con fecha de caducidad. Pero no por ello, tenemos que dejar de disfrutar y vivir al máximo esta experiencia maravillosa que es el amor. También, el vivir el “aquí y ahora”, es una opción ante este tipo de relaciones, ya que sólo estando presentes podemos disfrutar al máximo de todo lo que significa un amor de verano.

Madres imperfectas

malas

El pasado viernes 29 de julio llegó a nuestros cines la película “Malas madres”, su protagonista Amy Mitchell es una madre muy trabajadora que lleva una vida en apariencia perfecta, pero –aunque no lo demuestre- en realidad las preocupaciones y las obligaciones están logrando que su estrés suba a unos niveles alarmantes, haciendo que todo esté a punto de romperse. 

Cansada, un día decide formar equipo con otras dos agobiadas madres para liberarse de las responsabilidades convencionales de su rutina. Así, el grupo opta por emborracharse e inicia una lucha por la libertad, la diversión y la autocomplacencia. Pero, accidentalmente, su camino se cruza con la líder de la asociación de padres, una devota del ideal de “progenitores perfectos” que interrumpirá su viaje de autoindulgencia. 

Muchas veces hemos oído hablar del término de Superwoman, pero tambíén está de moda la palabra Supermamás, que son un modelo de madre a seguir. Son aquellas mujeres que son multi tarea y se multiplican por tres o cuatro para cumplir con todos los compromisos que se supone que tienen que llegar y que son impuestos por la sociedad, cómo: cuidar de la casa, de los hijos, ser la trabajadora perfecta y muchas cosas más.

Mila Kunis, protagonista de la película Malas Madres, llega a explotar y a estar harta de seguir este rol de las supermamás, este film pretende reírse de todos los roles que se le imponen a una madre que tiene que ser perfecta.

Os recomendamos esta película si queréis pasar un buen rato y reiros de este estereotipo de las supermamás.

Trailer película:

Las palabras que curan

alexrovira

 

Hoy os vamos a hablar de un libro que ha caído en nuestras manos “Las palabras que curan” de Alex Rovira, licenciado en Administración y Dirección de empresas por ESADE. Ha escrito varios libros entre los que cabe destacar su coautoría de “La buena suerte”. Esta obra es una buena lectura para estos días de vacaciones.

“Las palabras que curan” es una selección de frases que transmiten los pensamientos y sentimientos del autor, son frases impregnadas de sabiduría, belleza y humanidad. El libro está divido en varios capítulos en los que tratan temas cómo: la responsabilidad, el coraje, las crisis, la confianza, la voluntad, el amor, etc.

Como nos comenta el autor: “Pero lo más milagroso que sucede con las palabras, es que nos pueden curar. Con la palabra podemos hacer nuestra alquímia interior, aliviar dolores, lidiar con nuestras dudas, rabias y culpas, concluir duelos, sanar heridas, convencer miedos y liberarnos”.

Algunas de las citas destacadas de esta obra son:

“Deberíamos utilizar el pasado como trampolín y no cómo sofá”. Harold Macmullan.

“Debes hacer aquello que crees que no puedes hacer”. Eleanor Roosvelt.

“Un cobarde es incapaz de mostrar amor, hacerlo está reservado a los valientes”. Mahatma Gandhi.

Vacaciones en pareja

digital-art-398342_1280

Llega el mes de agosto y muchos de nosotros haremos vacaciones y nuestra pareja, también, algunos en seguida pueden pensar: ¡Oh qué bien! ¡Por fin tendré tiempo para estar con él unos días! Y otros pensaran: ¡Oh my God! Y yo que pedí las vacaciones en septiembre para no coincidir con Manolo!.

Ya vemos que para gustos, colores, pero bromas a parte, el índice más alto de separaciones y divorcios en España, es en el mes de septiembre. ¿Por qué será?

Pues, pueden haber varias razones: nos pasamos todo el año trabajando todo el día y solemos llegar muy tarde a casa, cansados y con ganas de cenar y poco más, después llega el fin de semana, pero aún que puede ser un tiempo que compartamos con nuestra media naranja, la realidad es que por número de horas, el mes de agosto pasamos más de 740 en pareja. Es decir, muchas horas, si le restamos las 8 horas de dormir, son 496 horas que pasaremos despiertos con nuestro compañero/a el mes de agosto.

Así, que tenemos que estar compartiendo con nuestra pareja todo este tiempo, no os asustéis, ante todo mucha calma y también os aconsejo que respiréis a fondo y contéis hasta 10 antes de empezar una pelea o verbalizar una queja, tipo: A mi me gustaría ir a Cádiz de vacaciones cariño, a la playa y tu en cambio, quieres ir a Finlandia, con el frío que hace allí.

Si este tipo de situaciones os suenan familiares por estas fechas, que yo creo que sí, tenéis dos opciones:

Hablar con vuestra pareja e intentarla convencerla de que vaya a Cádiz

O renunciar vosotros a Cádiz e iros a Finlandia o bien, encontrar un término medio, tipo Asturias o Galicia.

A lo que me vengo a referir, es que, estos días en el que pasamos más tiempo con nuestro compañero/a, esto implica el hecho de tener que tomar más decisiones en común: destino de las vacaciones, medio de transporte, actividades a realizar, etc.

Este tipo de situaciones pueden producir más de uno y dos enfrentamientos de opiniones entre la pareja, para poder evitar este tipo de discusiones os recomendamos lo siguiente:

– Intentar mantener una charla tranquila del destino de vacaciones en un momento en el que podáis salir a tomar algo fuera de casa, el hecho de estar en un terreno “neutro” y relajado como puede ser la terracita de un bar o vuestra cafetería preferida, hará que estéis más de buen humor y receptivos a las propuestas de vuestra pareja y/o bien a la inversa.

– Cuando queráis argumentar algún lugar para ir de vacaciones o bien lo que os gustaría hacer allí, poner ejemplos de lo bien que os lo podéis pasar juntos haciendo un “rafting en el Pirineo catalán” y si no lo convencéis, pensar en “negociar”, si, si, negociar con vuestra pareja, que si os acompaña a esta actividad de deporte, después lo invitaréis a una barbacoa en Lérida, por ejemplo. Es lo que en el lenguaje de negocios se llama el “win to win”, es decir, que las dos partes lleguen a un acuerdo favorable para los dos, pues en este caso, lo mismo.

No os quiero a incitar a que penséis que la relación de pareja es un negocio, pero si que este tipo de estrategias como el “win to win”, pueden evitarnos una posible discusión.

Y os preguntáreis: ¿Por qué nos recomiendas utilizar técnicas de negociación para escoger el destino de las vacaciones?

Pues, sencillamente, por que al aplicar un tipo de recurso externo, obvio, por otro lado, como es el que los dos os sintáis satisfechos por haber conseguido vuestro objetivo (vosotras ir a hacer rafting y él, la barbacoa), nos hace ser más objetivos y ver el hecho de tener que llegar a un acuerdo, como algo no tan “personal” y también nos puede llevar a ser más empáticos con nuestra pareja, es decir, ponernos en su lugar y poder no ser muy exigentes si tenemos que hacer algunas concesiones.

La empatía y la escucha activa, es decir, estar realmente, atentos, cuando nuestra pareja nos esté hablando sobre si ir a Finlandia y no a Cádiz, son dos cosas que nos ayudarán a evitar una discusión, pensar cuando tu pareja te dice que hace 5 años que eres tú quien escoge el lugar de vacaciones y que ya le toca a él, el hecho de entender como se puede sentir él ahora, si somos nosotras quien otra vez, este año, nos salimos con la nuestra. Tenemos que pensar, en la gran frustración que podemos generar a nuestro compañero, lo que ya podría ser el inicio de unas vacaciones con “mal pie”.

Tampoco hace falta que todas las actividades o bien ir de vacaciones, se tenga que hacer en pareja, es decir, también nos podemos plantear la opción de que si finalmente, a mi pareja no la he convencido para ir a Cádiz, pues me voy yo sola o con los niños una semanita a Andalucía y ya está. Pero, quizás, no nos podemos permitir, dividir el presupuesto de las vacaciones para dos viajes, no está el horno para bollos, hoy en día.

Pues si al final, vamos a Finlandia, intentamos que allí, vayamos a hacer o visitar

sitios de nuestro interés, esa librería o cafetería que nos recomienda la guía de viajes, por ejemplo.

Con todo lo que os he comentado, me vengo a referir, que palabras como: tolerancia, flexibilidad, empata, escucha activa, relajación y aplicarlas durante las casi 750 horas que pasaremos con nuestra pareja y niños si tenéis, este mes de agosto.

El poder de una conversación

telefono

Cuantas conversaciones tenemos que a lo largo de la vida que nos gustaría poder grabar en nuestra mente y pensar que igual nos han influído. No es una conversación atacar al otro sin dejar la posibildad de dejar de expresarse al otro,hay que dejarle un espacio al otro, no es una negociación, ni una competición.

Una buena conversación es el encuentro entre dos personas que parten de una igualdad de opiniones diferentes o parecidas, parten de un respeto mútuo con un alto grado de empatía, para sintonizar con las emociones de nuestro interlocutor.

Tenemos conversaciones pendientes, con un amigo, un familiar, un jefe, compañero de trabajo, etc. La calidad de vida depende de la calidad de nuestras conversaciones.

Las conversaciones pendientes requieren un esfuerzo intelectual, emocional, por que no sabemos que puede pasar, es bueno, poder hacer frente a estas conversaciones que pueden cambiar el curso de nuestra vida o de la otra persona.

Por eso, hay que poder seleccionar en la medida de lo posible, las personas con las que tenemos conversaciones importantes, evidentemente, hay relaciones laborales o de nuestro entorno más intimo como pareja, familia o amistades que son inevitables. Pero, os recomiendo que escojamos muy bien a nuestro interlocutor, evitando a las personas tóxicas que nos absorben nuestra energía, estas personas suelen hacer monólogos de quejas, de egocentrismo, victimismo y que no nos aportan nada, estas personas cuanto más lejos mejor.

Una conversación inspiradora es aquella que tenemos buena argumentación, creamos un clima en las que decimos cosas que nos puedan sentar bien, a nosotros y al otro, nos producirá una agradable sensación de bienestar y enriquecimiento personal.