Como apostar por una vida balanceada sin ponerte la soga al cuello

Tiempo de calidad para la familia, comer sano, mantener una vida social activa, crecer profesionalmente, hacer ejercicios, habitar un espacio bonito, limpio y ordenado, meditar… ¿Pinta bien no? ¿Qué pones en tu lista cuando defines una vida plena y satisfactoria?

Y te pones a la tarea: nombras lo que quieres y cómo te ves. Te emocionas. Sientes ese calorcito en el pecho. Vas por tu agenda, la abres, y aquella ilusión comienza a escaparse con tus largos suspiros de resignación : ni siendo una genia matemática podrías llegar a distribuir tu lista en las horas del día.

Es normal sentirte confundida, frustrada y hasta un poco decepcionada de ti misma: ¿cómo hacen las otras para llegar a todo? ¿Qué hacen ellas que yo no? Y es así como en la búsqueda de balance, has terminado con la soga al cuello.

Recuperar tu libertad requiere un pequeño cambio de estrategia que pasa por apreciar y entender el balance desde distintas perspectivas. Comparto 5 puntos de partida para que comiences ese cambio:

1. No definas balance con la cantidad de cosas que haces: No se trata de un “check list”, se trata de hacer cosas que tengan sentido para ti, así que comienza por revisar el momento de vida en el que estas y respóndete ¿qué es importante para mi, ahora? Esa respuesta te llevará al siguiente paso:

2. Establece tus prioridades y renuncia. Sí, te toca dejar de hacer algunas cosas, o quizás dedicarles menos tiempo, pero si lo haces desde la comprensión de que esa renuncia es para lograr algo que es clave para ti, la sensación de “sacrificio” te llevará a la sensación de que estás en control de tus circunstancias y no ellas de ti.

3. El balance no se mide en tiempo: No se trata de que hagas cada cosa en la misma cantidad de tiempo. Juega con esa flexibilidad, establece un mínimo y un máximo para cada cosa. Por ejemplo, si antes solías ir al cine una vez a la semana, quizás ahora solo puedas ir una vez al mes (Y no importa el día ni la hora!), la clave es que eso que es importante para tu bienestar se refleje en tu agenda.

4. Cuidado cuando te compares. El balance lo defines tú, evita caer en la trampa de las redes sociales, o de mirar superficialmente la vida de otros. Cada uno vive sus circunstancias de manera distinta, aprovecha esa variedad para inspirarte y tomar de aquí y de allá para decidir y actuar en función de eso que quieres y necesitas para avanzar.

5. Agenda: Y el último paso es llevar a la práctica, pon hora y duración a las cosas y ¡cúmplelos¡ si es necesario re-agenda, pero la disciplina requiere trabajo, un trabajo que sin duda vale la pena: ¡tu bienestar! ¡Adelante!

¿Qué es lo que necesita espacio en tu agenda para traer mayor balance a tu día a día?

Artículo escrito por Thais Guerrero, Coach profesional

Instagram: @coachthaisg

Blog: https://thaisblog.towardsithaka.com/blog/

About the author: coffeewoman

Leave a Reply

Your email address will not be published.