Mi voz lo dice todo

¿Cómo puede mi voz ser un instrumento de crecimiento, y ayudarme a conocerme?

¿Para qué me sirve trabajar a consciencia mi voz?

¿Qué influencia tiene en mi día a día conocer y ser consciente de ello?

Las respuestas a estas preguntas son fáciles, aunque hay que tener en cuenta unos cuantos factores para entender como funciona.

Vamos con algunos ejemplos para entenderlo mejor:

Tengo hambre , y empiezo a pensar que debería hacer algo para eso, entonces pienso que debería  pedir la carta del menú para saber qué hay de comer, y elijo como hacerlo, pues hoy pido con educación la carta.

Mi voz entonces será el resultado de esos factores. Una voz que refleja hambre, pero no desesperada, curiosa y educada, para conocer la carta

¿Puedes imaginarte una voz así? Muy bien. Sencillo hasta aquí.

Ahora vamos a variar los factores, añadimos prisa porque llego tarde al trabajo y no puedo esperar demasiado; entonces ahora tengo prisa y algo de estrés, quizás tampoco me ayuda que el camarero no me mire precisamente ahora.

¿Puedes imaginar cómo será ahora mi voz y cómo me siento por dentro?. Lo que inevitablemente se reflejará en mi voz.

Ahora añadimos más factores:

Llevo toda la mañana discutiendo con mi pareja  y ahora ni siquiera nos ponemos de acuerdo sobre  qué comer.

¿Ahora cómo será mi voz? Algo molesta, quizás, además de lo mencionado anteriormente, un entremedio entre atento pero nervioso, educado pero apresurado, tratando de no tirar al camarero y a la vez esforzándome para no explotar. ¿Puedes imaginar cómo me siento?

Además, desde siempre, siento desconfianza de los restaurantes chinos, me gusta comer, pero estoy resentid@ porque una vez me tiraron la comida encima, así que no estoy tranquil@. De fondo, siento nerviosismo, anterior a lo de la prisa de hoy. Esto también se refleja en la voz, no será suelta del todo, algo por dentro se queda tenso, ya solo por entrar en ese restaurante, no por la prisa. Mi voz ya no suena normal ni de lejos, como si yo fuera relajad@ de verdad, pero me la apaño para mantener un estatus exteriormente aceptable, no quiero que la gente me vea así. De espontaneo y fluido aquí ya no hay nada.

Además, antes de volver al trabajo tengo que aclarar un tema de celos con mi pareja, me tiene tens@ hace días y no se lo he dicho hasta hoy, pero tengo que hacerlo. ¿Te Imaginas como estás por dentro ahora? Eso también afecta a tu voz, esa tensión y miedo están en el estómago y en las tripas hace semanas, y no salen.

Y hoy tampoco logro hacerlo, una vez más me voy sin decirlo, me siento frustrad@ pero no quiero que se dé cuenta porque tengo vergüenza. Por dentro me pasan miles de cosas, estoy luchando para que no se desborden y a la vez de no pasar por tont@ delante de la gente.

¿Te ha pasado alguna vez? ¿Recuerdas como en ese caso el nudo en el estómago y en la garganta, lo que  quita fuerza y seguridad a tu voz, quizás temblando? ¿Volviendo tu voz a un hilo inestable?

¿Y a veces te desvías del entrar en los temas importantes para evitar abrir ese tema que no sabes gestionar?

Eso mismo, tu voz está algo atrapada, así como estas tú

Puedes fingir y aparentar que no sea así, en eso nos hacemos expertos.

En realidad, soy una persona tímida y algo vergonzosa, me cuesta decir las cosas a la cara y mantener mi opinión,, así que no es solo que hoy me encuentro así, es toda la vida que me siento poco clar@ y valiente. Aunque aparentemente disimulo para que no se me note, lo que no soportaría. Mii voz lo refleja tal cual, atrapada, desconectada del estómago por ser demasiado intenso sostenerlo y esforzándome para que no se me note tan débil. Presionad@ para aparentar normalidad,  evitando pasar por tont@ a los ojos de quien me está mirando. Y llevo así escondid@ toda la vida.

Esto es un ejemplo muy cotidiano, puedes cambiar algunos factores y obtener otra situación u  otra persona y otra voz. Cada situación nos ofrece un escenario distinto donde los factores influyen sobre mí y mi voz, tanto sea a breve, a medio o largo plazo, como vemos en el ejemplo.

¿Cómo lo hace mi voz para reflejar todo eso?

La característica principal (pero no la única) para no sentir  angustia, y todas las emociones negativas que conllevan, se reflejan  en el estómago,  consiste en poner rígido el diafragma, impidiendo así una libre función del sistema fonador. Lo que provoca una serie de otras consecuencias, entre las cuales se encuentran la  rigidez del tronco, disminución de la flexibilidad, reducción del flujo de oxígeno y de la sangre. También provoca una constante desconexión de lo que sentimos y está pasando en la barriga, creando así una voz más superficial y menos profunda, restándole los tonos graves y fuertes, es decir una voz  desempoderada.

A menudo eso se compensa con un sobre esfuerzo de garganta, principalmente debido a que queremos que nos oigan, aunque nuestra voz no tenga poder y la forcemos para llegar  a los otros, o más bien tenemos la sensación que es por que nuestra voz es así.

Por tanto, desde un diafragma rígido (por miedo, básicamente, miedo a esto o lo otro) empujamos el aire hacia arriba, reteniendo algo en la parte del esófago (causando varias consecuencias como reflujo, gastritis, etc.) y esforzándonos en la zona de la garganta, donde a la larga empezamos a tener molestias, debido a ese sonido más bien agudo y alto en el cual la voz se ubica y se expresa, y que en realidad no sería lo normal. Sin hablar de los pulmones y de cómo se ven afectados en su función y capacidad respiratoria.

Es el típico caso del “esto no se dice, esto no se hace, esto está mal, no digas eso que vas a caer mal, si lo digo se enfada, etc… “

Si consideras que esa persona viene haciendo esto desde toda la vida, se hace evidente como la voz que conoce, sea el mero resultado de actitudes anteriores, ósea caracteriales. Pero no por eso refleja su sonido natural, no hay autenticidad, y está bastante lejos de su voz natural, así como de su autenticidad como persona. Todo su aparato fonador se ve comprometido por tener que sostener una lucha interior “donde quiero pero no puedo o me gustaría pero no se hace/dice”.

En CONSCIENCIA DE LA VOZ trabajamos y tomamos consciencia de todos los aspectos y procesos relativos a la voz, que son los mismos procesos interiores activos de nuestra personalidad, algunos conocidos y otros desconocidos. Con la práctica se hacen evidentes nuestros patrones y nuestras características, dando espacio para conocer, procesar y transformar las características  y emociones llamadas “sombras”: miedo, rabia, frustración, inseguridad, incomprensión, tristeza, debilidad, vergüenzas, etc…

Obteniendo a la vez conocimiento de si mism@s, desbloqueos físicos, espontaneidad, conexión con nuestras emociones y la seguridad, libertad y paz que eso conlleva.

Trabajar la voz es lo mismo que trabajar sobre la sombra para liberar la luz interior.

Autor: Roberto Laurieri, Terapeuta psicocorporal y de la voz. Acompañante de procesos personales y grupales de crecimiento personal.

Web:https://conscienciadelavoz.com

 

About the author: coffeewoman

Leave a Reply

Your email address will not be published.